Volver

Trasfondo

OPERACIÓN BEHEADER

TRASFONDO

La Highway 7 (H7) es uno de los ramales de la Highway 1 (o Ring Road). Recorre toda la provincia de Nangarhar y une Kabul con la frontera pakistaní, pasando por Jallalabad, la capital de la provincia. Es la ruta terrestre más importante de suministros de la ISAF, así como la principal entrada comercial del país.

muhmand dara district.png

En el límite con Pakistán se encuentra la ciudad de Torkham, a caballo de la línea fronteriza donde empieza la carretera N5 que lleva a Peshawar e Islamabad. La parte afgana de la ciudad depende del distrito de Muhmand Dara, y está nominalmente bajo el control de la ABP, policía de fronteras, aunque la seguridad depende en realidad de las fuerzas ISAF basadas en la FOB Torkham, a poca distancia de la ciudad. La parte pakistaní está en la FATA (Federally Administrated Tribal Areas), una región semi autónoma de mayoría Pashtun, pero el control gubernamental es muy poco estricto y la zona es un santuario para las fuerzas insurgentes que operan en Afganistán.


Los Pashtunes son la etnia mayoritaria a ambos lados de la frontera. Son un grupo étnico iraní que vive principalmente en Afganistán y Pakistán. Se han resistido a todos aquellos que han intentado imponerles unas reglas que no sean las suyas. Ni los británicos, ni los soviéticos, ni los talibán, ni ahora la ISAF han conseguido doblegarlos. Winston Churchill dijo de ellos “…las tribus Pashtun siempre están involucradas en una guerra privada o pública. Cada hombre es un guerrero, un político y un teólogo. Cada gran casa es una verdadera fortaleza feudal... Cada familia cultiva su venganza; cada clan, su enemistad... Nunca se olvida nada y quedan muy pocas deudas sin pagar…”.  Los Pashtunes conservan su derecho a portar armas, las campañas de reducción de arsenal en manos civiles consistentes en pagar a aquellos que las entregaran voluntariamente han tenido muy poco éxito entre ellos.

             

La estructura social de los pashtunes está basada en la familia, la tribu y la nación Pashtún, en ese orden. Hablan el idioma Pashto y son musulmanes de la rama sunni, pero por encima de la Sharia se adhieren a la Pashtunwali, que es un conjunto tradicional de ética que guía la conducta individual y comunitaria. La actitud de los Pashtunes desde la llegada de la ISAF ha sido de hostilidad sin llegar a la agresión. No buscan el enfrentamiento con los occidentales, que saben son militarmente superiores, pero no toleran ninguna interferencia en sus asuntos. Sienten un absoluto desprecio por la ABP que a su vez les teme y evita. En alguna ocasión desaparece uno de los camiones que circulan por la H7, otros pagan un peaje por su seguridad. Los Pashtunes siempre han considerado que el control de los pasos de montaña eran su derecho y su negocio, pero muy rara vez se atacan los convoyes militares.

Las normas de comportamiento de las fuerzas ISAF son muy claras: cumplimiento de los objetivos marcados dentro del respeto absoluto hacia la población local. La posibilidad de ofender a los Pashtunes y de que tomen partido abiertamente por la insurgencia islámica debe tenerse en cuenta a la hora de iniciar cualquier acción, y debe ser evitada a cualquier coste.

     

La insurgencia ha renovado su actividad desde su santuario en la FATA. La red Haqqani ha incrementado su actividad de infiltración de combatientes a través de la frontera, y tienen una política de buenas relaciones con sus antiguos adversarios pashtunes. Les suministran munición, que es muy escasa entre ellos a cambio de colaboración en el hostigamiento de las fuerzas ISAF y el bloqueo de la carretera.

      

© Airsoft Total - Ziddea Solutions